BALONCESTO EDUCATIVO

JUEGO, FORMACION, DEPORTE, COMPETICION, CIENCIA, ARTE, EXPRESION, COMUNICACION, DIVERSION, APRENDIZAJE, AMISTAD

ALIMENTACIÓN – NUTRICIÓN E HIDRATACIÓN PARA NIÑOS Y JÓVENES DEPORTISTAS

Deja un comentario

zumo_naranja

Los niños y jóvenes que practican Minibasket – Baloncesto necesitan una nutrición adecuada para mantener la salud y optimizar el rendimiento. También para cubrir las necesidades de crecimiento y desarrollo.

NECESIDADES DE PROTEÍNA PARA EL ATLETA EN CRECIMIENTO

Los niños y adolescentes deben conservar un balance de nitrógeno positivo (esto es, una ingesta mayor a su utilización) para mantener el crecimiento y desarrollo de los órganos y tejidos del cuerpo.

Niños con edades entre 7 a 10 años deben consumir 1,1 – 1,2 gramos de proteína / kg. de peso corporal / día y los niños entre 11 y 14 años necesitan 1 gramo / kg. / día.

NECESIDADES DE ENERGÍA DE LOS NIÑOS DURANTE EL EJERCICIO

El costo energético de la carrera a cualquier velocidad cuando se calcula por kg. de masa corporal, es considerablemente mayor en los niños que en los adolescentes, y mientras más joven es el niño, el costo relativo es mayor.

Un niño de 7 años puede requerir entre 25 a 30% más energía por kg. de peso corporal que un adulto joven cuando ambos caminan o corren a la misma velocidad. La principal razón para este “desgaste” relativo de energía es la falta de una adecuada coordinación entre los músculos de los grupos agonistas y antagonistas. Durante la carrera, los músculos antagonistas de los niños, particularmente en su 1ª década de vida, parecen no relajarse lo suficiente mientras los músculos agonistas se contraen. Esta patrón denominado “co-contracción” requiere energía metabólica adicional, lo cual hace a los niños menos económicos que los adolescentes y adultos (Frost y col. 1.997).

Otra posible razón para este alto costo metabólico es un mayor costo de energía biomecánico debido a una mayor frecuencia de zancadas.

USO DE FUENTES DE ENERGÍA DURANTE EL EJERCICIO

Los análisis de datos sobre respiración (Martínez & Haymes, 1.992), las concentraciones potenciales de grasa y carbohidrato en la sangre (Berg & Keul, 1.988) y las actividades de las enzimas musculares (Haralambie, 1.979) sugieren que durante el ejercicio prolongado, los niños usan relativamente más grasa y menos carbohidratos que los adolescentes o los adultos.

Durante actividades cortas e intensas los niños parecen depender más del metabolismo aeróbico (en el cual la grasa es la principal fuente de energía) que del metabolismo anaeróbico (en el que el glucógeno muscular es la fuente de energía predominante). Esta puede ser una razón por la cual los niños usualmente son menos exitosos en actividades “anaeróbicas” de alta potencia como la carrera de velocidad o los saltos.

REQUERIMIENTO DE LÍQUIDOS Y ELECTROLITOS

Una implicación del incremento de gasto de energía durante el ejercicio es la producción de más calor metabólico. Los niños producen más calor metabólico por unidad de masa corporal que los adultos. La evaporación por sudor es la principal vía para la disipación del calor. Mientras la sudoración es un mecanismo muy efectivo para el enfriamiento del cuerpo, puede producir una excesiva pérdida de líquidos, y en un menor grado, de electrolitos como el sodio y el cloro. Para prevenir, los líquidos y electrolitos deben reponerse totalmente.

Las pruebas sólo de fuerza, potencia y resistencia muscular local, generalmente no son afectadas de forma dramática por la deshidratación. Sin embargo nuestra habilidad para realizar y rendir en deportes intermitentes (Baloncesto), puede ser aumentada de forma importante si el Jugador consume bebida de carbohidratos y electrolitos antes y durante tales actividades.

La reducción de la agudeza mental y de ciertas pautas visuales es de especial relevancia para los deportes que requieren habilidades motoras finas y precisión (Baloncesto).

¿Cómo podemos prevenir la deshidratación voluntaria de los Jugadores jóvenes?

  • educar el mecanismo de la sed (determina nuestro consumo de bebida) y no subestimar el requerimiento actual de líquidos y electrolitos durante el ejercicio prolongado (> a 30 minutos).
  • educar a los atletas (también al Entrenador y a los padres) a consumir líquidos aún cuando no están sedientos.

APLICACIONES

Asegurarse que los niños lleguen bien hidratados a la sesión de entrenamiento o de competición y establecer pautas para hidratación cada 15 – 20 minutos durante actividades prolongadas.

Pesar al Jugador antes y después de una sesión de entrenamiento es una manera sencilla y efectiva de determinar cuánto fue adecuada la ingesta de líquidos. Los cambios en el peso corporal son causados casi totalmente por las variaciones en el contenido de líquidos.

Enfriar la bebida a la temperatura del refrigerador y, en particular, añadiéndole sabor, se puede incrementar su aceptación. Los niños consumen más líquido de forma voluntaria cuando el sabor es agradable.

Este artículo es un resumen del informe NUTRICIÓN PARA NIÑOS Y ADOLESCENTES ATLETAS publicado en la página web del Instituto Gatorade de Ciencias del Deporte (Bar-Or, O. Nutrition for child and adolescent. Sports Science Exchange #77, Volume 13:(2), 2000).

Oded Bar-Or, M.D.

Centro de Nutrición y Ejercicio en Niños

Universidad de McMaster
Hamilton, Ontario (CANADÁ)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s